jueves, 9 de agosto de 2012

Gunter


Cuando me dieron mi primer destino como maestro, tuve que consultar en el mapa: Corralejo, un pueblo pequeño en el norte de Fuerteventura. No prometía mucho. Y para colmo, estaba completamente colgado de un novio lánguido, que no se mostró dispuesto a trasladarse conmigo tan lejos del mundanal  tráfago. Agosto fue una hecatombe.
Pero en mi primer septiembre en la isla, descubrí que haber ido solo iba a tener sus ventajas: las playas nudistas, el vello púbico de los alemanes brillando al sol y varias camas siempre dispuestas a una buena conversación, me enseñaron que no hay sitio pequeño,  sino una mente estrecha.
A nadie le importó que para el segundo curso ya viviera con Gunter, el cazador de dunas, en su apartamentito de pintor loco. ¡Hacíamos tan buena pareja! Me esperaba con el todoterreno a la salida de la escuela y me llevaba a lugares imposibles donde aún no nos habíamos besado. Yo tenía fijación con su vello púbico, tan suave, y me gustaba fotografiarlo al sol, como si me lo fuera a robar un eclipse. Utilizaba las fotos como marcapáginas de libros.
En cinco años la Península dejó de existir para mí y aprendí  el alemán de corrido.

2 comentarios:

  1. Es ist gut, dass Sie auch vertraut mit den deutschen! Ich liebte ...
    bedankt sich wieder ein Vergnügen, Sie zu lesen ..

    ResponderEliminar
  2. Tener la oportunidad de leer asiduamente espléndidos relatos, llenos de imaginación y gracia como este, por cercanía con el autor, puede hacer que uno se acostumbre y que caiga en el riego de no apreciarlos adecuadamente en su valía, pero cuando los releo en la distancia, siempre pienso lo mismo ¡Cómo me gustaría saber decir tanto y tan bien en tan pocas palabras! Un abrazo.

    ResponderEliminar